La ciudad de los niños

Éste era un niño tan, pero tan cochino, que en vez de esconder sus porquerías bajo el tapete, escondía la historia incómoda en bodegas, a ver si al pasar la memoria no se daba cuenta de lo mal que olía.

Anuncios