Oráculo

Tiró las monedas seis veces.

Seis veces más consultó.

La sentencia siempre fue la misma.

No así aquél que preguntó.

Gazmogno