Astilla

Dicen que en el infierno las ígneas lenguas que castigan la soberbia tan alto se levantan, que aún alcanzan a los que todavía andan por la tierra chamuscándolos. –tan semejantes son a aquello que persiguen.