Toxicidad

Se miró en el espejo.
Aprovechó el último instante de lucidez para pensar que la embriaguez era el sitio terminal en que la vida podía ser amada. La toxicidad de la mordida surtió efecto y no podía decirse ahora que estaba muerto; pero tampoco vivo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s