Impasible cielo azul

Qué rubor tan delicioso al juntarse las mejillas inflamadas por el olor a la dulce muerte. Electrizaron al cielo las primeras llamas de este árbol que subió su tronco creado por fuegos atrayentes.

Qué triste luce el cielo sin nubes de tormenta, para el hombre que no cree en lo eterno, ni encuentra en la tierra su respuesta. Ahora los rostros son pálidos, pues ya no se consumen las hogueras.

Javel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s