Ciegas ocurrencias.

Un tirano se distingue de un buen gobernante por ejercer el poder a ciegas. Hace miles de años hubo un rey en una región lejana de la India. Movido por la envidia y el resentimiento que tenía, propició una guerra que acabó con el orden que en sus tierras había. Aunque sus sirvientes y amigos de la verdad le informaban, este rey de nombre Ditirashtra se cegaba más allá de la imposibilidad que a sus ojos distinguía, cuando le hablaban de defectos o carencias éste rey se giraba y otros datos ostentaba en su cabeza.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s