Ocurrencia

La Esperanza se convierte en absurdo cuando ya no hay nada que hacer, y deja de haber quehacer cuando actuamos gobernados por la ocurrencia del momento.

Maigo

3 comentarios sobre “Ocurrencia

  1. Pero ¿no pueden ocurrir y ocurrirse cosas que revelen una inesperada esperanza para quien esté atento a la posibilidad? Aunque tal vez tengas razón y precisamente estar en esa posición revela lo absurdo del panorama.

    Por cierto, ¡no lo digo para nada porque mi categoría se llame «Libreta de ocurrencias»! No se te vaya a ocurrir semejante absurdo, ¿eh?

    Me gusta

  2. No creo que se me ocurra tal cosa como restar esperanza a lo que publiques en tu categoría.
    Pero no logro ver cómo es posible que la esperanza pueda andar de la mano de la ocurrencia, si la primera es la que da sentido a la acción. Actuamos porque esperamos que sea para bien, aunque pensar que cualquier cosa que se me ocurra sea buena es muy ingenuo.

    Me gusta

  3. Tal vez no estamos pensando en las mismas ocurrencias. Yo pensaba que no parece muy sensible suponer que uno sabe perfectamente que lo que hace está bien, en todos los sentidos que le parezcan importantes. Pero el esperanzado puede actuar con esa confianza porque puede esperar que, en efecto, así ocurra. A esas ocurrencias decía yo que no se vale desesperanzarlas, o arrebatarles la posibilidad de que se dé un encuentro inesperado, afortunado, con el bien.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s