Neblina

Los pasos no se oyen, pero alguien viene allá a lo lejos. Aquí estoy yo observando cómo se acerca, pero esta neblina no me deja ver bien, intuyo una silueta, su fantasma caminando, pero, ¿no soy yo el invocado?, es su voz el recuerdo que me atrajo hasta este lugar lleno de encanto. Ya nunca estamos tan cerca.  La neblina nos disuelve, y aunque amanece, está nublado.

Javel

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s