Contratiempo

Y entre prisas e incoherencias, lentamente y sin que nos diéramos cuenta, la vida se nos fue y de nada sirvió tratar de borrar las huellas de pasados ya remotos o añorados.

Así versaba el epitafio de un poderoso tirano, que quiso perpetuarse en la historia, pero cuyo nombre ya se ha olvidado.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s