Desconectados

No es que el fin del mundo hubiera terminado de minar lo poco que nos quedaba de razón. Sí, es cierto que el 99.99% de la población mundial había desaparecido. Sin embargo, los 200 seres humanos que habitaban la tierra, hubieran podido repoblarla, levantarse de las cenizas, es más, hasta se hubieran podido encontrar ya que no vivían a más de unos 6 kilómetros uno del otro.

El problema no fue la plaga, no fue la extinción, no fueron las enfermedades ni el hambre. Lo que terminó con la raza humana fue que a falta de internet, no tenían la más mínima idea de cómo asociarse, de cómo comunicarse. Cuando todo estuvo bien dispuesto para que la humanidad se readueñara del mundo, los sobrevivientes simplemente se dejaron de buscar, se dejaron de encontrar. Se olvidaron para siempre del sencillo arte de convivir.