Los símbolos de Odiseo

Odiseo pasó tantos años fuera de Ítaca que sólo el fiel Argos supo reconocerlo de manera inmediata, los demás necesitaron símbolos y marcas, señas y recuerdos para saber que por fin había regresado el viajero.

Pero esos símbolos y marcas, señas y recuerdos fueron causa de alegría entre los miembros de un hogar, casi deshecho, porque el que consigo los traía era el mismísimo Odiseo.

Los dioses permitieron que esos símbolos tuvieran sentido. Bienaventurados los que encuentran sentido en los símbolos que reciben para reconocer al que dejan de ver por mucho tiempo. Pero ¡ay! ¡qué desgracia cuando lo recordado ya no tiene objeto! cuando ya no hay sentido, cuando nada se dice que sea cierto.

Muchos mentirosos llegaron a Ítaca antes que Odiseo y jugaron con las esperanzas de Penélope, de Leartes y hasta de Telémaco, muchos mentirosos ofrecieron palabras vacías para despojar a la familia de tan insigne caballero, pero afortunadamente eso los dioses no lo permitieron.

Ahora hay muchos mentirosos que dicen ser Odiseo, que se adornan con discursos y símbolos y que buscan ostentar el favor de Zeus.

Esos hablan de justicia, sólo porque se enteraron que Atena acompañaba al rey ingenioso y mañero, y se adornan con águilas en los brazos, el asiento y el pecho porque saben que estas aves son símbolo de Zeus.

Para mostrarse como los legítimos reyes del hogar itaquense esos mentirosos se aprovechan de los símbolos y hablan siempre de las águilas en pleno vuelo, las muestran con las alas extendidas o con los ojos fieros, se engalanan con discursos y desmañanan a los añorantes, quienes ya llevan tantos desvelos y llanto como para ser incapaces de distinguir lo falso de lo cierto.

Esos mentirosos que juegan con las esperanzas de los pueblos, ora se dicen mansos, ora se muestran fieros, pues viven entre los enredos de los símbolos, y de los discursos que eligen presentar para ser electos como dignos ocupantes del trono que fue de Odiseo

 Faltos de ingenio, son esos seres que viven entre signos que a la nada apuntan, aunque ingeniosos se sienten al tener sobre sí la atención de los que esperan, aunque amados se piensan, aunque odiados se saben, faltos de ingenio porque aspiran a ser mañeros, cuando no ven lo rápido que llegan a ser descubiertos, porque a diferencia de Odiseo, esos mentirosos mañaneros no ven que no tienen a los dioses como compañeros.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s