Ansia

Con los músculos tensos y la vista vacía de esperanza quedaron todos los seres vivientes inundados por el terror. El fin del mundo llegó, pero no como ninguno de ellos hubo imaginado jamás. Todos y cada uno de los seres vivos, murieron ahogados, paralizados cuando a la ansiedad le dio por atacar el mundo, y éste sucumbió a su encanto.