Enfrío

No hizo falta una catástrofe natural, bombas atómicas o que el mismísimo Satán subiera a destruirlo. En el soberbio segundo en el que el mundo cobró consciencia de sí mismo, se dio cuenta que el estar solo en todo el universo infinito, es mucho más terrible que estar muerto.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s