Comunidad

Pasamos tanto tiempo viviendo en sociedad que nadie lo vio venir.

A diferencia de lo que se esperaba que sucediera, como ocurre con todo hábito, los seres humanos nunca pudieron integrar por completo a su alma, esta utopía del mundo civilizado. Fue por eso que con el más mínimo estornudo, el mundo moderno se vino abajo.

Los hombres se olvidaron de convivir, y así, como si hubiera sido un acto divino, de la noche a la mañana, la interacción entre los humanos se volvió del tipo “sálvese quien pueda”. El mundo como lo recordamos, siempre fue una farsa, una muy bella, pero insostenible a final de cuentas. Era solo cuestión de tiempo (aunque nadie lo esperara) que por fuerza de hábito, el mundo acabara siendo devorado por sí mismo.