Desconfianza de la palabra (2/2)

La ley que une a los hombres

El momento del descubrimiento de que hay comunidad, aún en la noción de la profunda ignorancia del ser del otro.

Una sensación compartida. La conciencia de que ese momento se comparte. La expresión de aquél momento. La cuenta dada de aquél momento –años después del hecho. El reconocimiento de que tal milagro sucede.

La voz de los muertos.

La ficción.

La búsqueda de la verdad, aquella imposible en solitario.

La sofística es más un accidente que un camino; pero poco menos que una elección, una fatalidad…

–pero ¿lamentable? ¿después de todo lo que ha sido comprobado ampliamente?

La promesa de amor, en que dos se buscan como uno.

Anuncios

Confianza por la palabra (1 de 2)

Una promesa incumplda.

La sensación de saber que es el último adiós a un amigo; sin hacerlo partícipe de dicha sensación.

La sofística es el recurso de quien prefiere la mentira a la verdad; no es posible el error, ahí donde el yerro es tan falaz como la verdad en que ésta se sustenta.

El amor de una madre que se mide por la eficacia de criar a sus hijos.

El amor de una mujer, tasado en la fidelidad

La amistad entre dos hombres que se dicen buscar la verdad.

La alianza con los dioses, basada en un conjunto de palabras, puestas en la tenue materialidad de un rollo, un papel, un pergamino, un registro en internet; en la garganta del predicador. Lo mismo que en el hombre de a pie que pretende dar cuenta de los misterios, disponibles sólo a la revuelta melena de un puñado de impertinentes bacantes.

El silencio de los amantes. Antes o después del silencio cómplice de sus misterios.