Manchados

No es que la luna se hubiera teñido de sangre durante el eclipse. Más bien, fue la manera que tuvo Dios de quitarnos para siempre el color blanco de nuestra vista a los pecadores.

Anuncios

Desilusión

Descuidado e irresponsable, Fabio siempre encontró la manera o de delegar los problemas, o bien, de hacerse de la vista gorda. Era, si me lo preguntan, el más veloz de los escapistas de la vida. Era natural, como pueden ver, que usara el revolver para reventar sus tímpanos una vez que el tinnitus se hubo apoderado de sus oídos.

A final de cuentas, condenado, pero siempre a su manera.

Falta

No se olvida la ausencia que quedará marcada siempre en la historia.

Infamia

En un rincón del mundo ha nacido el redentor. Envuelto en un paño, y recostado sobre la paja de un pesebre, yace inmóvil ante los ojos atónitos de los que lo rodean. Todos, desde su madre hasta un pastorcito descalzo se han congregado allí para alabarlo y agradecer al Cielo de santos pintados que Dios ha cumplido su promesa. Ha enviado a nuestro salvador.

La noche más brillante del año se ha visto de pronto oscurecida por una sombra que la historia no recordará. Los congregados atónitos, se quedan petrificados ante tan horrenda situación. En menos de lo que sus padres o siquiera el burrito que lo calienta con su aliento pueden salir de su estupor, un hocico infame arrancó al Santo Niño de su lecho. No hay mucho que decir, sonaron crujidos por todo el recinto, los rostros petrificados de los asistentes no pudieron cambiar aunque hubiesen querido. Los gritos mudos se quedaron atorados en sus eternas gargantas, las lágrimas nunca salieron de sus ojos eternamente secos. Miraron con horror y sin poder parpadear, el destrozo total de la promesa que Dios había cumplido ya para con los hombres ahora insalvables.

Conde no tardó mucho en devorarlo como si fuera cualquier cosa (y si me lo preguntan, no sé por qué después no lo regurgitó, no tosió, no lo escupió, no lo vomitó ni se aclaró su garganta. Todo fue simple y sencillamente masticar su marmóreo cuerpecito y tragar, tragar y masticar, como el mismo Dios nos condenó hacer para sobrevivir en esta buena tierra). Como toda bestia, alegre y desentendido de la divinidad, con las orejas afiladas en alto y moviendo el rabo, se alejó jadeando a mear el confesionario.

Remiendo

— ¿Y dices que esas son las monedas de Caronte?

— Pues es la única forma que tengo de explicar por qué cuando las hago resonar, devuelven la vida a cualquier animalito difunto.

— ¿Y esto funcionará con mi mamá?

— Sí, siempre funciona salvo que nunca hubiera tenido alma como las plantitas. Pero lo dudo, doña Celeste siempre fue muy buena y caritativa. Es una pena que hubiera muerto degollada por esa lámina.

— Oye, pero seguirá siendo humano, ¿verdad?

— Pues sí, mira al pobre de Ramiro. Perdió el ojo en la guerra y ahora trae en la cuenca
esa canica que brilla en las noches y no por eso dejó de ser humano. Ten por seguro que en unos minutos tu santa madre estará como nueva.

Internet

¡Alcemos la voz y arrojémosla al mundo! Total, de cualquier forma, con tanto ruido, nadie la va a escuchar.

Epitafio

Recuérdenme por lo que fui, no por lo último que hice.