Descentrado

Lo cierto es que hoy no tenía ganas de escribir, un dolor en lo profundo del corazón suele ser paralizante.  Pero esa afirmación no atina a explicar esa desgana, porque más que dolor es desgana lo que dominaba el día.

Aunque tampoco se debía a la desgana, quizá fuera algo peor, quizá se trate de cansancio, pero no había motivo para hablar de cansancio.

Lo cierto es que el nihilismo se había apoderado de Juanito y parecía que no había nada que pudiera salvar su alma, lo bueno es que esto último sólo era apariencia.

 

Maigo

Entre médicos y medicinas.

Si el enfermo se cura,

gracias a San Alejo.

si el enfermo se muere,

ah qué médico tan…

Letrero encontrado en un consultorio

 

El ensayo de hoy enfermó al nacer, los médicos que lo trataron emplearon medicinas de última generación creadas con tecnología de punta, pero nada se pudo hacer ante enfermedad tan grave y común a muchos otros seres de este mundo.

Esta lamentable muerte dejó a fisiólogos, dietistas, psicólogos, y demás especialistas, perplejos, pues notaron que su sabiduría no era suficiente como para evitar el deceso acaecido durante la madrugada del día de hoy.

Las primeras y últimas palabras del hoy occiso fueron: tengo abulia…

Después de dicho esto exhaló su último aliento, y los doctos doctores que lo atendieron sólo atinaron a decir, hora de muerte: 00:00

 

 

Maigo