Adivinanza (independiente de nuestras circunstancias)

¿Qué soy
si mis ojos no tienen párpados y tampoco tienen pupilas,
si mis oídos encerados apenas escuchan aflicciones,
si mis labios están sellados pero se abren a las mentiras,
si mi nariz únicamente huele humo y podredumbre,
si mis dedos son muy finos pero cubiertos por los callos,
si los campos devoro enteros y abraso tierras con mi aliento,
si mi trono es atalaya de donde avisto a mis vasallos,
si mi sueño es siempre alerta y unas grutas mi memoria,
si tengo yo una patria por cada rencor y cada hombre,
si tengo yo un alcázar por cada patria y cada historia,
si mi armadura está entorchada con honor, fama y venganza,
si soy ladrón de hijos, padres, nombres y sus casas,
y a mis propios los confundo y adormezco su esperanza?

Adivinanza de septiembre

Ésta es una luz, se disemina por las caras y aunque

las prefiere jóvenes se siembra a veces entre las que

tienen todavía alguna ternura en las arrugas.

Éste es un temor, esconde a quien hay descubierto y calla

gritos indiscretos y detiene el puño airado de quien

va contra los suyos, ya sean jóvenes o viejos.

¿Qué es?

Adivina, adivinador

¿Quién soy, quién soy?

Que todos me temen y se cubren,

ante mí el más fuerte tiembla

y el más débil sucumbe.

 

Traigo más calidez que ninguno

y estoy lleno de contradicción:

dejo sordos a los músicos,

y sin habla al orador.

 

Hago llorar a los fuertes

y conmigo los valientes tiemblan.

No en vano me evitan los prudentes,

porque cuando aparezco los encierran.

 

 

Adivinanza Invernal

Lo vivo sin vivirlo y lo miro a ojos cerrados,

si todo está callado lo escucho más atento,

y sus labores nunca me cansan ni un momento

por más que siendo mío, actúe descontrolado.

Hoy puede ser pesado, mañana lo contrario,

pero es dichoso el grave, y triste es el liviano.

Lo puede mudar todo y nunca estar lejano,

y hacer lo preocupante volverse secundario.

Su frágil material se rompe casi diario,

mas nunca podré asirlo, ni en voz ni con la mano.

¿Qué cosita es?

Ojo tiene, pero ciega está; recuerdos guarda sin ser los propios y aunque se haga de tres patas nunca podrá caminar.

Hiro postal

Adivina, adivinador

Entre más hoyos tenga su panza, menos fugitivos son los que avanzan.

Hiro postal

Una Adivinanza

Yo soy hijo de la tierra,
pero el agua es mi elemento,
me contento sin la lluvia en
que se arrullan mis hermanos,
amargados por el frío
yo me amargo en lo caliente:
rechazados mis gemelos
son devueltos a la tierra
de la sierra y de los montes
sin los goces y los gustos
de placer a tanta gente
y, entre toda, a tantos locos,
a otros pocos bien serenos,
acompaño a quien agrado,
ya sea necio o ya sea sabio,
a cansados desvelados,
y a velados pero tarde,
poco importa si arde el sitio
donde caigo a mi descanso,
porque manso es quien me besa
sin quemar poco los labios.

¿Qué soy?