La rana, la Parca y dos mil cuentos más

Líneas

Poema

Letras

Sílabas

Cuentas varias

1

Es un juego ambiguo el cantar de la rana,

32

12

2

de un lado se cuenta; del otro, también.

30

11

3

Pero unos son cuentos, las otras son cuentas:

36

12

4

se cuentan las letras que lleva uno escritas

37

12

5

y se les refiere en el mismo poema,

27

12

6

o bien si se quiere, se cuentan palabras

32

12

7

(aquí, por ejemplo, van cincuenta y seis).

31

11

56 palabras (líneas 1-7)

8

Y ya es otra cosa el contar de los cuentos,

33

12

9

como si uno fuera a contar que una rana

31

12

10

saltó al viejo estanque y regó alrededor

34

12

11

sus aguas, que un día durmieron tranquilas,

35

12

12

en jaras brillantes, ya esquirlas de paz

33

11

13

perdida, empapada, estrellada; y la rana

32

12

14

sembró olas nuevas en vieja quietud

30

11

15

(aquí ya llevamos cien, diez y seis más

30

11

116 palabras (líneas 1-15)

16

y contando letras: quinientas y quince).

32

12

515 letras (líneas 1-16)

17

O puede cantarse, tal vez, en haikú

27

11

18

y todo contarse de muchas maneras

28

12

19

ya que hasta lo ambiguo es ambiguo en la rana

36

12

20

(¿será por anfibio?) como estas tres líneas:

33

12

 

 

21

Antiguo estanque.

15

5

22

Rana de cuatro letras…

18

7

23

¡Zas! Diecinueve.

13

5

 

 

24

Nos faltan onomatopeyas de agua.

27

12

25

Estoy divagando, regreso al conteo,

29

12

26

al cuento y al juego que es muchos juegos

33

12

27

pues tiene además una calaverita

28

12

28

de letras macabras y embrujos rimados

32

12

29

que pueden sumar cuatrocientas cuarenta:

35

12

 

 

30

Las aguas gozaban de un hondo tinaco

30

12

31

confiando que nunca habrá quien les demulce

37

12

32

o insulte su calma, la ofusque o la fulce;

32

12

33

pero se olvidaban del ser más bellaco.

31

12

34

Detrás de los setos, por la margarita,

30

12

35

la rana fraguaba su plan: «no serán

27

11

36

por mucho felices, ¿qué, creen que sin pan

32

11

37

pueden presumirle a quien lo necesita?

32

12

38

Mi sed y mi hambre no habrán sido en vano

32

12

39

si ahora me ayuda mi amiga Maruja».

27

12

40

Pues ése fue el nombre que diole el lejano

34

12

41

verdugo, la Parca, fingiendo, el granuja.

32

12

42

La rana posó entonces sobre su mano

29

12

43

y de ahí ésta dio un salto: envidia y burbuja.

35

12

440 letras (líneas 30-43)

 

 

44

Pero contar letras no tiene gran chiste

33

12

45

si el número no es autorreferencial

30

11

46

como que estas letras nos dan treinta y seis,

36

11

47

o que nuestras sílabas son sólo doce,

30

12

48

que aquí no son cinco; y aquí: nomás tres,

31

11

49

y el cuento refiere a sí mismo también

31

11

50

diciendo que el paso es a veces de doce

31

12

51

y a veces de once cuando cierra así

28

11

52

(arriba se cambia pa’ que entre el haikú),

31

11

53

y que ya llevamos cincuenta y tres líneas

34

12

54

saltando la rana por sabia o por necia

31

12

55

con la consonante rimando muy poco,

29

12

56

más bien asonando con mucha frecuencia,

33

12

57

con tal de que habiendo contado las letras

35

12

58

nos den en su suma dos mil, ni una más,

26

11

59

y cuenten sesenta con cinco las líneas,

33

12

60

en sílabas: veinticuatro treintaiunos,

33

12

61

sumando además a un juego los otros,

29

12

62

echando clavados, goteando a los lados

32

12

63

contando de cómo se hace contar

26

11

64

de cuentas, de cuentos, de parcas, de brujas

34

12

65

y de un viejo estanque al que hay que saltar.

35

11

2000 letras, 744 sílabas (líneas 1-65)

Letras en una burbuja

Letras en una burbuja

 

Siguen los retos cayendo; que no callen. Además de la segunda contribución de Tacitus al reto de Javel, Maigo nos propuso algunas palabras para armar una calaverita. ¿Y si reunimos el reto de Maigo con el reto de Javel? Pues salió lo siguiente (y con notas pertinentes) intitulado “Las trescientas letras emburbujadas”. Faltará reunir a la rana, las cuentas y la burbuja.

 

 

Tinaca, mujer de Tinaco,             19

llamaba a la Parca demulce          21

a que por su voluntá fulce            21

liberándola del bellaco.                20

“Se metió con la Margarita.           21

Malos hombres, infieles serán        25

con hambre, no sólo de pan”.        20

“Veo que usté sí me necesita         22

y que no me llamó en vano;           18

también se fue con la Maruja         23

y en un tiempo no muy lejano”.     22

“Ah, si será puro granuja                     19

quien trescientas entre su mano        27

letrillas reúne en burbuja”.                 22

                                                                ______

                                                                  300

 

Notas. a) Los versos segundo y tercero de la segunda cuarteta tienen una sílaba menos porque es verso oxítono y en el conteo silábico del ritmo aumenta una sílaba. b) Se considera como una sola letra a la “elle”, que existe formalmente aunque no la pronunciemos. c) El DLE tiene “emulcente” como participio de “emulcir”, voz que refiere en desuso. Se puede formar adjetivo, que es como aquí aparece. d) “Fulce” es conjugación del verbo “fulcir”, que el DLE da con un significado erróneo. Fulcire latino proviene de la palabra griega para guardia, por lo que su sentido correcto es “apoyar”. e) ¿Sólo a mí me pareció que la burbuja debía ser bruja?

 

 

Námaste Heptákis

 

Escenas del terruño. 1. Preocupante el panorama de la violencia en Guerrero. 2. En abril pasado, Fernando García Ramírez advirtió sobre la posibilidad de que las agencias de manipulación política, espionaje y hackeo de Rusia intervengan en la elección del año entrante. Ahora, García Ramírez reitera su advertencia. 3. No conformes con las calaveritas, los diarios Reforma, La Jornada y Heraldo de México decidieron iniciar una nueva tradición para el «día de muertos»: revivieron una nota vieja y la colocaron como la nota principal del día. O sólo así se explica que llevaran en sus portadas del día de muertos información divulgada ya hace meses, sin relación con ningún hecho reciente pero sí con la insidia adecuada a los tiempos: ninguno dejó de mencionar, como para relacionarlo a fuerza, a un exdirector de Pemex. ¿Hay gato encerrado o bruja celosa? 4. Y el presidente nos aseguró ayer que volveremos a administrar la abundancia. ¡Chin!

Coletilla. Se cumplen 100 años de la publicación de «el libro más maravilloso que el español ofreció durante el siglo XX», nos recuerda el crítico literario Christopher Domínguez Michael, quien merecidamente ingresó ayer a El Colegio Nacional.

 

Me da para mi calaverita…

Triste la calavera

de una más triste autora,

dejó para sus lectores

las palabras que escribo ahora.

 

Su intención, si es lo que cuenta,

es que cada quien dedique

alguna calavera nueva

que pueda mover a risa.

 

Si por tradición escribres,

querido lector te pido

que dejes algún vestigio

de que esto has leído.

 

Y si a escribir te animas.

sin portarte como hidalgo,

mejor ve con disimulo,

que podrías perder algo.

 

Así, sin más preámbulo

dejo al azahar algunas rimas,

para que tú ahora escribas

haciendo con ello escarnio.

 

Tinaco

Demulce

Fulce

Bellaco

 

Margarita

Serán

Pan

Necesita

 

Vano

Maruja

Lejano

 

Granuja

Mano

Burbuja

 

 

Maigo.

Parcas letras

Parcas letras

 

 

En el afán de seguir el juego de las letras contadas, de que haya más participantes en el juego y acomodándome a las costumbres de los tiempos, presento hoy una calavera que es soneto, con sus letras contadas y bien muertas. Se llama “Las trescientas letras muertas”.

Buscándolo por astuto,                    19

la Parca encontró al Javel:              22

“por emular al gran Gabriel           22

serás motivo de luto”.                      28

Luego fue por su compinche,            22

un tal Tacitus llamado:                       19

“te aniquilaré ahogado,                      19

dejaré que el cuerpo se hinche”.       25

“Ando buscando al Namaste              21

por no respetar las letras,                  22

sin que con ranas se baste”.               21

“¿Por qué hacer cruentas cuentas      26

en un soneto que engaste                     20

trescientas letras muertas?”                 24

                                                                   ____

                                                                    300

 

 

Námaste Heptákis

 

 

Escenas del terruño. 1. Pues no, los funcionarios no cumplieron: en octubre no se presentaron avances en la investigación de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. 2. Mintió. Violó la legislación. Fue desmentido. Se le destituyó. Se dijo víctima. Los progres lo arroparon. Se desdijo. Culpó al medio al que filtró la información. Los progres culparon a los funcionarios por tomar en serio al medio en que el exfiscal filtró la información. Y al final el señor Santiago Nieto declinó ser restituido. Farsa de inicio a fin. 3. El senador Miguel Barbosa, que así como dice una cosa dice otra porque hay cosas que ni qué, selló el caso del señor Santiago Nieto con la siguiente ocurrencia: “yo no conozco las causas, se van a conocer, no quisiera especular, pero sin duda tiene que ver con amenazas”. Ah, pus sí. 4. Buena pieza documental del equipo de Carlos Loret de Mola: Raqqa, vivir en el Estado Islámico. 5. Y terribles las imágenes que presentó el equipo de Ciro Gómez Leyva sobre los abusos carceleros. 6. Deshecha en elogios revolucionarios, La Jornada del pasado 24 de octubre elogió en nota principal y en la columna de Enrique Galván Ochoa una «propuestita» de Carlos Slim. No vieron, ¿raro?, la semejanza de la «propuestita» con el salario rosa que prometió Alfredo III. Excedidos en sus elogios al millonario no lograron ver que el «salario Slim» es una pobre imitación de la idea zaidiana de «repartir en efectivo». Hace 40 años Zaid lo propuso pensando en la justicia social y el combate a la corrupción; en la semana, Slim lo propuso porque «será mucho más barato». Ah, qué críticos que no pueden criticar a algunos. ¿Por qué será?

Coletilla. Si alguien ve a las nubes más contentas, no se extrañe: Fats Domino ya está en el cielo. Murió el pasado 24 de octubre, tras volver a la vida en 2005. En aquel año, retirado de la música y resguardado en su hogar, Antoine Dominique Domino lo perdió todo: sus recuerdos, sus trescientos zapatos, su tranquilidad. Fue encontrado entre los escombros de su casa como uno más de los damnificados por el huracán Katrina. Dicen que murió sonriendo… como lo recordaremos. Dicen también que por estos días las nubes andan tan risueñas como él.

 

Pequeña calaverita

Ya es tarde para publicar

-me dijo la muerte al pasar.

¡Qué te importa, flaca ignorante!

-contesté desafiante.

¿Ignorante yo? -me preguntó,

-Dije sí y mucho se espantó,

-Debería llevarte conmigo por insolente,

a lo que respondí, corriendo presurosamente.

Desde entonces la flaca me anda buscando,

sin percatarse que el tiempo se está acabando.

La fiesta de los muertos ya va a terminar

y a su casa se tendrá que regresar.

La cigarra

A la Parca

A ver, una calaverita dedicada a la Muerte:

¡Qué mal día para la Parca!

no chambeó siquiera un poco,

se leyó a la luz de un foco

toda la obra de La Barca.

Y esperó un buen rato aparte

cabeceando en su escritorio,

dando vuelta al dormitorio,

sin ir a ninguna parte.

Al final estaba harta,

“¿nadie habrá muerto en el día?”

escribió en su última carta.

“¡Nunca lo permitiría!”

y firmó con su guadaña,

con su sangre y con su vida.