Derrota rota

Derrota rota

 

Revisitando a Bianor de Bithynia, El Gramático.

 

Quisiera escribir gloriosas

odas de grandes guerras,

mas sólo el amor resuena

en mi frágil lira de siete cuerdas.

Ya otros celebrarán las batallas,

cantarán gustosos las guerras

y entonarán las aventuras.

Yo sólo canto ya mi desventura.

No derrotado por mis enemigos,

mas vencido por tu mirada.

Fueron tus ojos los testigos

de la caída de mi armadura;

que a tu amor no di batalla.

Esta frágil lira de siete cuerdas

en un tono triste resuena,

olvida las queridas glorias

y sólo canta del amor las guerras.

 

Escenas del terruño. 1. El miércoles se cumplen 31 meses de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Los padres de los desaparecidos han iniciado un plantón en las afueras de las oficinas centrales de la PGR a fin de solicitar el aseguramiento de los elementos de la policía de Huitzuco y la aplicación de nuevas líneas de investigación. Ayer terminó la visita de la CIDH para dar seguimiento al caso. 2. Carlos Puig observa: Guerrero será el ícono del fracaso del sexenio en términos de seguridad. El PRD, en tanto, denuncia que Guerrero es un Estado Fallido; olvida que de 2005 a 2015, Guerrero fue “gobernado” por el PRD. 3. Marzo de 2017 ha sido el mes más violento durante la administración de la desgracia del Lic. (sic) Enrique Peña Nieto. La cifra de homicidios iguala a los meses más terribles de la administración de Felipe Calderón en 2011. Las cosas buenas casi no se cuentan… ¿o cómo va, señor Presidente? 4. Conflicto interno en la Iglesia mexicana. Un grupo de sacerdotes publica una carta donde se denuncian las irregularidades de la Arquidiócesis de México. La carta es, lo lee bien Bernardo Barranco, una flecha contra Norberto Rivera, a quien le pueden arruinar su reinvención. 5. Avanza el Estado Servil. El liberal Sergio Sarmiento comenta una iniciativa de próxima discusión en la Asamblea Legislativa de la CDMX. 6. El periódico comprometido con la clase trabajadora y apoyo seguro de las causas populares ha olvidado informar, ¡ay!, que por dos ocasiones la Junta Local de Conciliación y Arbitraje ha suspendido las reuniones de negociación del contrato colectivo, teniendo como consecuencia la imposibilidad legal de emplazamiento a huelga por parte de los trabajadores. Los directivos del diario (o la patronal) y los funcionarios de la Secretaría del Trabajo están impidiendo una huelga. ¡Eso es compromiso, camaradas! 7. Se fue la periodista Martha Anaya del diario 24 horas. Termina una de las columnas esenciales de la vida política nacional.

Coletilla. «Si fui misógino, también fui andrógino». Marcelino Perelló, catedrático de filosofía de la ciencia, veterano líder estudiantil y quien se queja de rudeza tras su defensa de la violación sexual.

 

El honor y la gracia

El honor y la gracia

Reivindicar el honor sólo será posible si la revelación no es necesaria. Si la revelación fuese necesaria, por reivindicación del honor tendríamos que entender la asunción del destino histórico y la ejecución de la acción definitiva. Siendo necesaria, la revelación se impondría fatalmente y en su imposición cancelaría la posibilidad de saberla verdadera: la revelación sería un acontecimiento del que no podría darse razón. Saber que la revelación es necesaria y no poder saber que es verdadera es negarse a pensar el problema de la razón y la revelación. Para que la revelación pueda ser pensada como verdadera, la revelación no debe ser necesaria.

Afirmar que la revelación no debe ser necesaria supone la idea de que la revelación es revelación de la voluntad divina. Si aceptamos que la voluntad divina se revela al hombre gratuitamente, es decir sin necesidad alguna, es posible decir que la revelación se otorga como gracia. La gracia sería la revelación como comunicación de la voluntad divina. Comunicación que no es ciclo comunicativo, sino principio de comunidad personal: el Dios revelado se comunicó en la Carne, asumiendo la humanidad. La comunicación como ciclo comunicativo pide pensar la verdad comunicativamente, esto es como veracidad; en cambio, la comunicación como principio de comunidad personal nos lleva a pensar de la verdad comunitariamente. La verdad comunitaria de la revelación trinitaria funda la Iglesia, sus actividades y a su feligresía, así como la comprensión de la revelación misma en la tradición y el magisterio. La gracia otorga al hombre comunidad y sabiduría. La gracia abre al honor su espacio en el intersticio de la sabiduría y la comunidad: el hombre piadoso.

Sin embargo, aceptar que el hombre piadoso ya es la reivindicación del honor no deja de ser problemático. Por una parte, siendo verdadero que la gracia funda la comunidad en la Iglesia, no queda inmediatamente claro si la comunidad eclesiástica ha de tomar el lugar de la comunidad política, o si Iglesia sustituye a la Polis. Si se entiende superficialmente la comunidad fundada en la gracia, tras la revelación ya no es necesaria la política. Y si la política no es necesaria, ¿por qué volvería a necesitarse del honor?

Más grave es el problema de la sabiduría. Si la sabiduría se origina en la gracia, no queda claro si tras la revelación es necesario seguir preguntando por la verdad de la revelación. Si no es necesario y la revelación asume de tal manera el logos que ya no es posible dar razón –pues al asumirse en la ensarkosis la razón fue completamente dada-, la revelación tornará necesaria e imposibilitará saberla verdadera. Si es necesario preguntar por la verdad de la revelación cuando se ha asumido que el Verbo se ha hecho Carne, la revelación no sería fuente de certeza y los que preguntan andarán por ahí buscando nuevos profetas. Si la revelación no es completa, no hay respuesta al problema de la razón y la revelación. Si la revelación es completa y la gracia es fundamento de la sabiduría, ¿para qué sería necesaria la filosofía? Y si no hay filosofía, ¿cómo saber si verdaderamente el honor ha sido reivindicado en el hombre piadoso?

 

Námaste Heptákis

 

Para no olvidar. Te invito, lector, a recordar tres aniversarios que retratan lo que somos.

  1. El 21 de junio se cumplen cinco años de la localización de 340 cadáveres en una fosa clandestina en Victoria de Durango. A la fecha, no hay identificación de los cuerpos, ni explicación oficial del caso. 340 mexicanos olvidados.
  2. El 23 de junio se cumplen cinco años del inicio de las pláticas del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad con los funcionarios federales en el Castillo de Chapultepec. El MPJD nos recordó el infierno en que vivimos; los funcionarios federales, entonces como ahora, intentaron administrar el infierno.
  3. El 24 de junio se cumplen cinco años del más grande secuestro masivo de migrantes centroamericanos del que ha dado cuenta el padre Alejandro Solalinde. A la fecha, no sabemos nada de esos desaparecidos. A la fecha, se sigue negando a esas víctimas.

 

Escenas del terruño. 1. El espionaje ya es legal en México y la autorización se puede otorgar oficialmente aunque no haya sospecha alguna contra quien será espiado. Avanza el Estado de fuerza. 2. Salvador Camarena comenta la confusa acusación de lavado de dinero que los funcionarios federales han formulado contra el líder de la CNTE en Oaxaca. 3. El señor Miguel Ángel Mancera niega, cándido, una y otra vez que los cárteles del narcotráfico operen en la Ciudad de México. Interesante la información que Héctor de Mauleón ha hecho pública sobre la criminalidad en la delegación Cuauhtémoc. 4. Se insiste en que los resultados electorales del 5 de junio muestran al voto como instrumento de castigo y que son un mensaje de que los votantes ya no tolerarán la corrupción. Puede ser, pero no creo que sea explicación suficiente. Seguiré de aguafiestas: el voto de castigo contra la corrupción no quiere eliminar la corrupción, sino que busca condiciones más favorables a la corrupción propia y se satisface en la esperanza de venganza pública. 5. Interesante el debate sobre las modificaciones a la propuesta ciudadana #3de3 entre Juan Pardinas, director del IMCO, y Pablo Escudero, senador por el PVEM. Nótese que al verde no le gusta la responsabilidad del verde.

Coletilla. Estimado lector, solicito tu invaluable ayuda hermenéutica. El pasado martes 14 de junio, la nota principal del diario Reforma comenzó así: «A cinco días de la entrada en vigor del nuevo sistema de justicia penal, el Ejército advirtió que su participación en hechos delictivos será sólo en compañía o en apoyo a las Policías locales». ¿Es un anuncio para tranquilizarnos o para preocuparnos? ¿Es el anuncio de la federalización del crimen? Ayúdame, lector.

Hacia un registro nacional de fumadores

Hacia un registro nacional de fumadores

Ante el nudo gordiano de la legalización de la marihuana, cuyos extremos –seguridad y salud- tensan sin descanso la cuerda de la discusión pública, un ministro de la Suprema Corte de Justicia ha empuñado la espada del derecho a la libre determinación de los individuos y parece a punto de cortar el nudo. De lejos, la decisión del ministro parece salomónica; de cerca, aparenta un pragmatismo peligroso. El mayor peligro, en cambio, viene de la imposibilidad de superar los extremos: aun legalizada, la marihuana seguirá como un problema de seguridad y salud. Quizá lo más interesante es que la postura del ministro nos enfrenta al problema de la libertad frente a la salud y la seguridad.

De aprobarse la tesis del ministro y en el marco de la legislación actual, aquellos consumidores que soliciten el amparo de la ley para el uso lúdico de la marihuana tendrán que registrarse ante las autoridades de salud como cultivadores, transportadores y consumidores de la hierba, tendrán que quedar por tanto empadronados en algo así como un registro nacional de fumadores. Dicho registro, que no tiene una ley operativa, sólo tendría la protección legal de la Ley de Protección de Datos Personales. Dicho registro sería particularmente peligroso para el ejercicio de las libertades ciudadanas en un estado democrático. Con un registro así, por ejemplo, no habría obstáculo legal para fincar nuevos impuestos a un grupo determinado –y fácilmente localizado- bajo pretexto del problema de salud; pensemos en algo así como la sustitución del chivo expiatorio que hemos hecho del fumador de tabaco por el fumador de marihuana. Con un registro así, y en un campo de guerra [en el sentido expuesto en el libro del mismo título por Sergio González Rodríguez] como el que se ha convertido la impartición de justicia en el país, se pondría en riesgo a un grupo de la población que fácilmente sería sospechoso de lo que los persecutores aleguen. Con un registro así, y con los antecedentes de corrupción institucional que bien conocemos, los empadronados quedarían en las manos de los discriminadores: el registro nacional de fumadores podría convertirse en el buró de crédito moral del país. De aprobarse la tesis del ministro, promovida como la defensa de la libertad individual, la marihuana sería iniciática de la nueva etapa de nuestro estado servil. A nombre de la libertad ciudadana empadronaremos nuestro servilismo.

Cuando Alejandro cortó el nudo frigio, los cielos se desplomaron en una ruidosa tormenta. El vanidoso rey de Macedonia interpretó los hechos como una señal de Zeus. Ojalá que la espada que cortará el nuevo nudo no sea la de Damocles. En caso contrario, ya saldrá el vanidoso que haga comedia de la tragedia.

Námaste Heptákis

Escenas del terruño. Ya se han cumplido 13 meses de la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa; los avances en la investigación del caso han sido pocos, aunque hay cuatro dignos de resaltar. Primero, la ambigüedad del compromiso que ante Naciones Unidos hizo el gobierno de México con la CIDH: descalifica su propia investigación, promete facilidades para la investigación del organismo internacional, pero deja indeterminado el carácter jurídico de la siguiente investigación. Segundo, el secretario de Gobernación declaró -en entrevista con Ciro Gómez Leyva- que es injusto culpar al gobierno federal priista de la corrupción del gobierno local perredista; su declaración, en cambio, no pesó tanto como para superar el impacto mediático de la mañosa frase “fue el Estado”. Tercero, la reportera Miriam Moreno mostró que el documento base para que la comisión de expertos de la CIDH afirmara la existencia de un quinto autobús aquella noche del 26 de septiembre es falso: la investigación que descalifica la investigación oficial está descalificada. Cuarto, se han desaparecido –o están traspapelados- en las oficinas de la PGR los archivos fotográficos de las víctimas de uno de los autores materiales de la desaparición de los normalistas; de encontrarse, muchos familiares de desaparecidos podrían tener al menos una parte del consuelo en la verdad. El caso no debe ser olvidado.

Coletilla. (Sin dedicatoria, porque luego se me ofenden) “Aunque no nos guste mostrar nuestras flaquezas al mundo, deberíamos tener amigos sinceros y fieles como espejos que revelaran con claridad nuestros defectos”. Nizami