Memorias desde la cama.

Rousseau tenía mucha razón cuando decía que una vida trascurrida entre ungüentos tatarretes y jarabes no es propiamente una vida.

 

 

 

Maigo.