Desdibujo

Desdibujo

 

En El sueño del celta, Mario Vargas Llosa permite al lector experimentar la incómoda presencia de la civilización en lo salvaje, de la civilización cargada de historia. Que es, precisamente, en El paraíso en la otra esquina donde el peruano indagó al civilizado que busca su historia, donde exploró el encuentro de la civilización y lo salvaje a la luz del deseo personal, casi natural. (¿Acaso hay en Vargas Llosa deseos naturales? Los que lo parecen, siempre aparecen por la pluma del escribidor). En El sueño del celta, insisto, el civilizado cargado de historia irrumpe en lo salvaje, e irrumpe con la rudeza del deseo impersonal de la historia: del deseo impersonal de la civilización y la impersonalización del deseo civilizado. La impersonalización del deseo torna en una violencia específica, la misma que Nietzsche identificó como hija de la historia, del embotamiento histórico, de la enfermedad de la historia (cf. Sobre la utilidad y perjuicio de la historia para la vida, 2). La violencia del deseo impersonal fue identificada como el centro de Heart Of Darkness por el tomista Harry Neumann, quien diagnosticó que el universalismo ético y religioso conduce inevitablemente a las peores atrocidades, pues el costo de la universalidad se paga al precio de una libertad atea. La libertad atea, empero, no está libre de lirismo, pues en ello consiste su autoafirmación (Selbstbehauptung). La grandeza de Conrad viene de la dificultad para conformarse a afirmación alguna, incómoda dificultad, incomodidad de la presencia que surca los renglones de la obra.

         Creo haber encontrado en un poema de aire conradiano una posibilidad más de reconocer el descubrimiento del Corazón de las tinieblas sin partir de la incómoda presencia: la duración desdibujada. Creo, repito, haber encontrado un camino para pensar la duración desdibujada en un buen poema de David Huerta [México,1949]. Se intitula “Nadie en el bosque”.

En medio de la negrura

de los arroyos,

la brisa se extiende.

 

Los árboles aparecen

debajo de la niebla.

 

La hierba luce

una pedrería tenue: reguero

de gotas cristalinas.

 

Los animales duermen.

El verdor se desmaya

bajo la grisura lunar.

 

Nadie en el bosque. Y todo

en equilibrio, durando.

 

Notemos la sonoridad del poema. Los arroyos arroyan; la extensión, extiende. Lo dicho y lo escrito hacen sonar la imagen del poema. La acentuada a del cuarto verso levanta al lector el espacio de la lectura, mientras que la b y la j del quinto lo devuelven abajo. El verso central encuentra en la pedrería las precisas piedras del camino, así regadas, frente a nosotros, por caminar y en nuestra lengua. Los animales no suenan animados, por eso duermen. La grisura describe la dermis terregosa de la luna. El equilibrio está al centro del último verso pidiendo una pausa en la duración final. El poema suena en todas sus letras. ¿Para qué suena el poema?

         Una primera impresión podría ser que el poema es una descripción, la formación de un paisaje a los ojos del lector. Aquí los arroyos, allá los árboles. Animales dormidos y nadie en el panorama. ¿Nadie? Precisamente, porque el poema nos presenta a nadie en el bosque es porque, a mi juicio, el poema no es una descripción, no es un paisaje. El nadie del poema es un yo desdibujado.

         Sin el yo desdibujado, nada en el poema es posible. No hay solamente arroyos entre los que se extiende la brisa, sino que es en medio de la negrura de los arroyos donde la brisa se extiende. Y ni la negrura tiene mitad en sí misma, ni a los arroyos les pertenece lo negro. La negrura de los arroyos sólo es posible para el viajero arrebatado por los arroyos, traído a este centro en que se desdibuja por los arroyos, desde ellos, y que reconoce en medio de su negrura la brisa extendida. El desdibujado que sobrevive en los arroyos encuentra en la brisa la duración del oscuro instante.

         Descubrimos, pues, al personaje del poema traído por los arroyos desdibujado al amanecer. Ahí aparecen los árboles bajo la niebla. No son ellos los que están previamente allí, sino es ella la que los deja aparecer. Los árboles, las raíces, la tierra, no es lugar para la presencia, sino presencia en la duración, en la nubosa duración de la espesa niebla. El que es traído por los arroyos y se descubre durando al sentir la brisa mira presente a los árboles recién nacidos entre la niebla.

         No es, tampoco, en la duración donde la hierba es frágil, sino que lo es la pedrería. En la presencia, la hierba es señal de fragilidad, principalmente tras la longeva permanencia de los árboles. En la duración, en cambio, la hierba es suficientemente fuerte que luce sus piedras: ser hierba es ostentarse ante el viajero azorado por el arraigamiento envidiado. Y son las piedras quienes transparentan fragilidad: reflejan a la duración cristalina. El lucimiento de la hierba cristaliza en la duración del sobreviviente. El sobreviviente se encuentra perdurando en lugar que le es ajeno, intranquilo: los animales duermen, el desdibujado dura sobreviviendo. Y es su duración ante la que verdor desmaya: no es el sentimiento oceánico frente a la inmensidad del verdor selvático, sino la duración latente del momento de supervivencia, la fragilidad cristalina del encuentro del todo y la nada, nadie en el bosque. El momento de supervivencia es un equilibrio. El viajero encuentra su justo equilibrio al reconocerse todavía vivo, durando: desdibujado. Desdibujado su ímpetu explorador, desdibujado su empeño civilizador, desdibujado su orgullo civilizado. Se levanta a amanecer a  la amenaza de la vida: la duración desdibujada de quien se encuentra en el corazón de las tinieblas. La duración desdibujada de quien al final puede todavía decir que ha sobrevivido.

 

Námaste Heptákis

 

Escenas del terruño. 1. Será hasta febrero que los funcionarios se reúnan con los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa para hacer seguimiento de la investigación del caso. El abogado de los familiares señaló que ellos volverán a insistir en la investigación de las cuatro vías sugeridas por el GIEI (cuatro vías que comenté aquí). Se ha postergado hasta febrero a fin de presentarles a un funcionario nuevo en el seguimiento del caso. 2. ¿Dónde quedó el renovado Norberto Rivera Carrera? ¿Dónde quedó esa imagen de protector de las víctimas y promotor de la sociedad civil que el cardenal intentó mostrar en los últimos meses antes de su jubilación? Nuevamente la policía intentó impedir la celebración religiosa de los familiares de los desaparecidos de Ayotzinapa y el obispo Raúl Vera en la Basílica de Guadalupe. Antes de irse, el cardenal Rivera quiere patear el avispero. 3. Según mi cuenta, hasta el 29 de diciembre se registraron 263 feminicidios en el Estado de México, lo que es equivalente a cinco mujeres asesinadas cada semana. Estadísticamente, un 60% correspondió a jóvenes entre los 13 y los 23 años. Grave, ¿no? 4. Otra vez, y va de nuez: en pleno periodo vacacional un medio extranjero hace una «revelación» replicada por algunos medios nacionales. En esta ocasión el objetivo fue denostar a cuatro periódicos. La «revelación» consta del señalamiento de posibles conflictos de interés entre la publicidad oficial pagada en dichos medios y el control de las notas e investigaciones publicadas en los mismos. ¿Por qué publicar una «revelación» tan importante en periodo vacacional? Apuesto doble contra sencillo que alguien acaba de lanzar la bolita para descalificar la cobertura electoral de cuatro medios. ¿Quién le entra a la apuesta?

Coletilla. “Amar es romperse la espera con el tacto del éxtasis”. Ernesto de la Peña

El grillo

“Droll thing life is — that mysterious arrangement of merciless logic for a futile purpose.

 The most you can hope from it is some knowledge of yourself — that comes too late –

a crop of inextinguishable regrets.” 
J. C
.

Unos dicen que es signo de los hombres débiles; pura fragilidad y cobardía. Dicen que es mala y nociva. Otros dicen que no hay de qué preocuparse, que eso ni existe que son puros inventos del hombre blanco. Otros más,  la ven como algo bueno; dicen que es lo que nos limpia, que es memoria viva. Que, aunque buena, no siempre es placentera; es el testigo siempre presente y el más vivo acusador.  Así, la atacan y la defienden en una discusión que no parece tener final. Aunque siga sin saber bien qué sea, sigo creyendo que a la conciencia no se la puede negar. Que, aunque escondida, por allí siempre está. Es con nuestros actos, buenos o malos, y la memoria de éstos.  Nos dice en secreto cuando algo estuvo mal, cuando no la oímos nos grita hasta el cansancio en forma de remordimiento. Nos acerca al perdón y al arrepentimiento. Y, finalmente, al alumbrarnos si nuestro acto fue bueno o malo, nos hace apenarnos o vanagloriarnos. Ahora casi todos predican que la conciencia no es algo interno; que esa voz que se oye no está así nada más, sino que se funda desde afuera en la sociedad. La conciencia, dicen, no es algo tan padre, metafísico ni mágico; es una construcción humana impuesta. Lo que afuera nos dicen que es bueno y es malo, adentro –en la llamada conciencia- retumbará. Si se dice, por ejemplo, que la fama y el poder  son lo mejor, la supuesta conciencia nos hará sentirnos bien o mal de acuerdo qué tan cerca andemos de esos dos. Sin embargo, me pregunto si no será, más bien, al revés. Me pregunto si  la conciencia, no es algo que surge de nuestro más adentro, en lo más profundo de nosotros donde no hay espacio ni lugar.  En otros tiempos la mayoría creía esto. Quizá la conciencia sí sea como un rocío del alma. Si la conciencia es algo interno, aunque quizá sea complicado y hasta imposible comprenderla y demostrarla, se abre doradas puerta. Se deja abierta la posibilidad de que no sólo exista, sino que distingamos y estemos hechos para algo como el bien y la verdad.

PARA APUNTARLE BIEN:

Yet still there whispers the small voice within,

 Heard through Gain’s silence, and o’er Glory’s din;

 Whatever creed be taught or land be trod,

Man’s conscience is the oracle of God.

Lord Byron  en The Islands

MISERERES: Hoy por la madrugada, jóvenes “tomaron” la Prepa 6 demandando “persecución” y “hostigamiento” por poner cámaras de video.  Por otro lado, se está buscando que la controvertida y cara (costó más o menos 1300 mdp)  “Estela de Luz” se resignifique: personajes como Javier Sicilia están proponiendo que sea un memorial para las víctimas de la violencia. Y, respecto a la Reforma de Telecomunicaciones aprobada por los diputados, el Senado sigue sin acordar nada. Este artículo habla sobre este tema: http://www.animalpolitico.com/blogueros-el-vaso-medio-vacio/2013/03/19/telecomunicaciones-ni-ilusos-ni-desilusionados/#axzz2PKtlWggE