Normalidad

Lo normal es lo que nace del hacer cotidiano de una comunidad. Las tareas de siempre lo que buscan en el fondo es proteger a los seres que las realizan.

El saludo, cuida la amistad de los que se desean el bien, la amistad, por mínima que sea, cuida de la unidad que requiere una comunidad para existir.

Lo normal es celebrar lo digno y señalar lo indigno, sabemos lo que es bueno y malo a partir de lo que aceptamos, lo que aplaudimos o lo que rechazamos.

Hablar de una nueva normalidad sin poner como centro a la importancia de la vida es hablar y hablar sin decir algo sustancioso, es pretender domar a la realidad con palabras vacías.

La normalidad debe nutrirse de la realidad para atender a su principal tarea, cuidar la vida y el bienestar de una comunidad. Morir es algo que naturalmente pasa, pero no por ello será bien vista la muerte ocasionada por la imprudencia.

No podemos aspirar a una nueva norma, si no tenemos claro una vida vale tanto como quinientas.

Maigo

Al final del incendio

Por fin se apagaron las llamas, los que sobrevivieron tenían todavía lágrimas y miedo en sus miradas. Las cenizas volaban por los aires, el frío del viento se sentía en cada poro de la piel y las ideas sobre las causas del incendio empezaban a surgir en las mentes de los que quedaban ¿Por qué pasó?¿Dónde inició esto?¿Qué sigue ahora?

Entre los escombros mojados por la lluvia se encontraban algunas cosas aún útiles, parecía que la vida seguiría igual, el calor del fuego ya no estaba, pero entre los lugares donde estuvieron las llamas estaban los restos de muchos seres queridos por aquellos que escarbaban.

Las dudas seguían, los dolores no cesaban, ¿es posible una normalidad después de esto? ¿Es posible acostumbrarse a lo que queda?

El tiempo dio la respuesta, un tirano halló culpables para que las dudas de los sometidos a su voluntad cesaran, las nuevas costumbres y la nueva normalidad llevó a los leones y a ejecuciones diarias a los seguidores de un Dios unitario y amoroso que en lugar de buscar culpables ordenaba perdonar poniendo siempre la otra mejilla frente al otro.

Ojalá que la nueva normalidad de la que tanto se habla no se parezca a la normalidad que llegó con la era neroniana.

Maigo