Oscuridad dhármica

Cansado, Avalokiteshvara fue cerrando todos y cada uno de los ojos que tenía en todas y cada una de las palmas de todas y cada una de las miles de manos que se abrían compasivamente hacia los infinitos seres sufrientes. 

Gazmogno

Gazmoñerismo en rojo

Cuando des con estas palabras revisa si tienes un hilito rojo anudado a tu meñique, porque ya no se si estoy atado a un recuerdo o a un destino.

Gazmogno

Esquzofrenia

Se rehusaba a olvidar;  a soltar las amarras del recuerdo, lo único que le quedaba de ella. Se rehusaba a perderla, aunque fuera sólo en su memoria, pues nada ya, material o etéreo, los unía. Se rehusaba a cerrar libro y comenzar otra historia, aunque para lograrlo tuviera que inventarse él solo la continuación, la segunda parte, en soledad, esquizofrénicamente. Se rehusaba… sí, se rehusaba, aunque al final era él quien moría de olvido, desamarrado, puntofinalizado, pues no había sido más que la invención de una loca que decidió tomar el camino de lo que los demás le decían que era la cordura.

Gazmogno

Serpentina

Siendo lo que somos, seremos lo que será que sea que seamos.

Gazmogno

Kafka

Encontró una cucaracha en su almuerzo y decidió que jamás, bajo ninguna circunstancia, leería al Marqués de Sade.

Gazmogno

Porvenir

Escribiré estas palabras ayer, antier… una semana antes… y las publicaré en seis años, cuando el mundo esté más roto, más carcomido; cuando la vida valga veinte pesos menos, ¡cuarenta pesos menos! ¡Cuarenta!  Pues el ahora no existe, el hoy no está, se fue, se evaporó, se mutiló, nunca ha estado. Clausuró sus puertas y se disfrazó de porvenir, pero como no está allá, nunca llegará. Como nunca llegaron las palabras que escribiré ayer… y que publico mañana.

Gazmogno

Diarrea

El culo llora

en solidificación

líquida.

Gazmogno