Cómo chabacanear.

“La vida es… chabacana”

-Maigo.

Llevo ya muchos años escuchando a mi madre decirme lo mismo: ¡Haz algo con tu vida! Mas no es la única, lo he escuchado de varios amigos, parientes, conocidos y desconocidos. Debo confesar que todo este tiempo esa máxima me ha tenido sin cuidado, tal vez porque soy perezoso, tal ves porque simplemente no entiendo bien que esperan que haga, como si fuera sierto ente que no cambiara jamás; pero últimamente he estado pensando mucho en estas cosas, será porque ya me siento viejo, será que no tengo nada que hacer. Cualquiera que sea el motivo, me ocuparè de ver qué es lo que se puede hacer con la vida, a lo largo de la presente entrada y consecuentes.

Comenzaré a abordar el problema de ¿qué es hacer algo con tu vida?  de manera tal, que mi querida mamá estaría orgullosa de mi respuesta. Primeramente terminaría mi carrera, después conseguiria un trabajo que me permitiera pagar una vivienda, un auto, una mascota, una esposa e hijos y si sobra algo de dinero ahorrarlo para tomar unas vacaciones, y ayudar a mi familia con gastos. Estoy seguro que con un plan de vida así mi madre estaría fascinada, mis amigos me respetarían y mis conocidos no dudarían en buscar mi amistad. Hasta este punto parecería que lo único que tengo que hacer es dinero. Aunque la mayoria de la gente crea que hacer dinero es difícil (ya sea porque asi fueron educados o porque así lo fueron viendo a lo largo de su vida), ya que implica un trabajo doloroso aunado a un duro esfuerzo y varios sacrificios en cuanto a los placeres del ocio se refiere. En lo personal, hacer dinero no me parece difícil, ya que éste es necesario para vivir y son pocos los que se mueren de hambre, uno puede conseguir dinero pidiendo limosna, haciendola de lavandero, barrendero, prostituyendose, trabajando en una oficina diez horas al dia; de cualquier manera uno encontrará el camino para poder vivir con todos los lujos basicos que mencioné al principio. Pero al momento de pensar que el hacer algo con nuestra vida gira al rededor del dinero, entramos en dos problemas graves. El primero es la dignidad que a su vez va ligado con el poder, el segundo es la felicidad.

Como ya dije  anterioremente, uno puede hacer dinero de varias formas, bien haría el intento de ser un limosnero, pero es ahi donde salta a la vista el problema de la dignidad, yo podría limosnear en todas las iglesias, siempre y cuando no pasara mi madre por ahi, o alguno de mis amigos. Por otro lado intentaría ser un actor pornográfico, lo cual ante mis amigos causaría gran admiración, pero la verdad se que mis facultades no son suficientes para desarrollar ese oficio, y tampoco le diria a mi familia a que me dedico. Me parece que en estos ejemplos se puede observar claramente porque a la mayoria de la gente les resulta difícil y doloroso hacer dinero, nadie quiere ser basurero a pocos encontrarían honor en ser un ladrón, o porque no les parece honrado o porque no tienen las habilidades necesarias para trabajar; por otro lado, y siguiendo la misma linea, habrá quien se canse de hacer cuentas y checar datos, de estar actualizando páginas de internet, existen varias maneras de hacer dinero en muy buena cantidad, que requieren mucha paciencia o que resultan ser tremendamente aburridas, dolorosas o simplemente van en contra de la naturaleza o gustos que uno tiene, es en estos casos donde la felicidad se ve agredida, y las personas no gustan de trabajar así. creo yo que habemos unos cuantos que nos volveríamos locos trabajando en una oficina ocho horas al diam y otros tantos que perderían la sanidad mental en un salón de clases.

Si quedó claro mi planteamiento hasta este punto podemos ver primeramente que hay cosas más valiosas que el dinero, y que el hacer la vida propia, va más allá de cosneguir un empleo o poder vivir con lujos.

En las siguientes entradas seguiré mi estudio acerca de este tema, pues va intimamente ligado a el problema de la necesidad y la libertad, ya que de alguna manera todos estamos haciendo nuestras vidas de la mejor manera que podemos, pero no podemos dejar de hacerla, y por otro lado nos muestra hasta donde somos libres de elegir un oficio o de ser felices.

Anuncios

Bajo los planes de Zeus

Canta, oh diosa, la cólera del Pelida Aquiles;cólera funesta que causó infinitos males a los aqueos y precipitó al Hades muchas almas valerosas de héroes, a quienes hizo presa de perros y pasto de aves ‑cumplíase la voluntad de Zeus‑

Después de una largas vacaciones, por fin puedo escapar de los tormentos que nublaban mi espíritu; comprenderan amigos mios, que es necesario tener el alma despejada y contar con un rato de tiempo libre, para poder sentarse frente al ordenador y liberar las imagenes de nuesto mundo.

Comenzaré platicando un poco acerca de lo que me ocupará en las entregas que competen a esta sección, pues me parece que las entregas anteriores no dejan del todo claro el problema que pretendo estudiar, aunque sí me parece que lo esbozan. Ahora bien, a lo largo de mi vida he conocido diferentes tipos de personas, algunas de ellas llamaron mi atención por realizar cosas formidables o al menos así me parecieron en su momento pues yo jamás podría igualarlas. Cabe aclarar que son cosas que no salen de lo cotidiano, como ganar una partida de ajedrez que yo hubiera dado por perdida, terminar la limpieza del hogar rapidamente, memorizar los diálogos de una película. Por otro lado he visto gente admirable precisamente por lo contrario, arruinar con excelencia la labor que esten desempeñando, la mayoría de las veces yo caigo en este último grupo.

En una primera instancia, estas hazañas son atribuibles a la habilidad que se posea en la actividad que se realiza; es muy común ahora en dia escuchar a la gente decir “todo es posible” ,”los límites estan en tu mente” , y frases similares pues se cree que con mucho esfuerzo y disciplina uno puede realizar todo lo que se proponga.

Por otro lado he visto a gente muy preparada y hábil en su oficio, fracasar en sus metas gracias a que las condiciones no son favorables para realizar sus sueños, o al revés, gente sin nada de experiencia lograr objetivos muy ambiciosos; en ambos casos, a mi parecer, influye un factor azaroso que va más allá de cualquier control sobre la situación que el hábito o la técnica pueda otorgarle al hombre.

El proposito de ésta sección será estudiar, hasta donde me sea posible, la relación que existe entre lo que el hombre puede hacer por su propio poder y los favores u obstaculos que el azar lanza en nuestras vidas. Me parece que es un problema con el que vivimos cotidianamente, en situaciones como cuando salimos con una hora de anticipación de nuestras casas y aún así llegamos tarde a la escuela, hasta cuando llueve y nuestra ropa no se seca. Mis reflexiones en torno al tema, serán de este tipo, cosas cotidianas que muestren la constante relación entre la voluntad humana y el orden natural de las cosas.

Confiando en haber puntualizado el trabajo que me ocupa, y a falta de claridad de espíritu, dare por terminada esta entrega.

El brillar de los anhelos.

Todo comenzò en una mesa de billar, era una noche cualquiera sin nada que valga la pena distinguir, incluso ni siquiera recuerdo la fecha; pero ahi estaba yo, observando las bolas tan bien acomodadas que impacientes me pedian el movimiento inicial, el golpe que las arrancarìa de su monotona posiciòn y las harìa danzar en un bello compàs geometrico, recorrerìan la superficie excitadas, ilusionadas, para terminar en una posiciòn azarosamente ordenada.

Ahi estaba yo, no haciendo otra cosa que planear mi siguiente tiro, el dibujo perfecto de las siguientes cinco jugadas. Podìa figurarme sin mucho esfuerzo, la trayectoria que seguirian las esferas rayadas, preveìa la posiciòn de los brillantes colores uniformemente repartidos en las piezas de juego; calculaba intuitivamente la fuerza que debia aplicar en la bola guia, la posiciòn necesaria para realizar el performance esfèrico que me hacia suspirar. Llegò en menos de un parpadeo, el momento de dar rienda suelta a mi deseo, de apropiarme de la mesa durante los siguientes quince minutos, durante toda la noche. Comencè a sudar frio, la sangre se me subiò a la cabeza màs rapido que cualquier tequila. La mesa era mia y no iba a hacerla esperar.

Tome un suspiro hondo y me relajè, el taco certero repartia los golpes, las esferas giraban, obedecìan , se estremecìan, rotaban en su propio eje, un espectaculo deslumbrante, los tiros guiaban fuera del escenario a las actrices cansadas, mientras los coros se acomodaban azarosamente en su lugar, mi corazòn lleno de alegria no podìa dejar de cantar una sinfonìa que, en mi mente, daba a las esferas su lugar.

Aquella noche fue mia, la mesa terminò por ser un escenario, las bolas fueron las mejores actrices, el taco un experimentado director de la orquesta ¿què sucediò en ese momento? ¡Què fabuloso resulta realizar tus sueños! ¡Como me hubiera gustado que alguien presenciara mi juego perfecto! Escuchar aplausos tal vez ganar algunos pesos ¿Porque no? Tal vez haber conquistado con mi talento a alguna chica. Por el momento, tendrè que conformarme con haber tenido esta experiencia. Quien sabe, tal vez algùn dia pueda vivir del juego.

Ay dios estaba seguro que tenìa que publicar hoy sabado. Hasta le comentè a cor que lo harìa hoy. Disculpen mi distracciòn prometo ser màs atento de ahora en adelante. Voy a ver como crear una categorìa para meter mis escritos. Gracias por leer ¡Hasta la proxima amigos!

Resolviendo problemas.

He tenido mucho tiempo para actuar y poco para pensar en estos ùltimos meses, no es que una excluya a la otra, sino que he pasado la mayoria de mis horas libres descansado mi cuerpo.

He tenido varios problemas ùltimamente, algunos han podido ser resueltos con solo hacer una llamada de telèfono, otros muestran una luz a la lejanìa que si se sigue adecuadamente, conducirà a la soluciòn sin siquiera tener que actuar; estoy pensando en los pasos que hay que seguir para llegar a la direcciòn de un pariente al que no se ha visitado desde hace mucho tiempo. Uno puede ir dibujando con los nombres de las calles , los recuerdos de experiencias pasadas que han ocurrido en ubicaciònes cercanas, y asì, poco a poco, centrando el lugar a donde se quiere llegar. es solo cuestiòn de relacionar datos, de buscar una trayectoria aunque no sea la màs corta, bastarà con que nos conduzca al lugar deseado. Apoco no estarìamos de acuerdo en invertir tiempo de màs, siempre y cuando haya garantìa de conseguir el objetivo.

Existe tambièn otro tipo de problemas, problemas donde podemos ver un camino a seguir, y, al recorrerlo, nos vemos màs perdidos en las promesas de resoluciòn, de lo que estabamos al comenzar, aunas veces hay marcha atras, otras solo podemos contentarnos con no empeorar la situacioon en la que estamos, o incluso, bastarìa con no desviar el camino. Existen tambièn otro tipo de problemas, que son aquellos que esconden en el lado màs oscuro de su ser, su soluciòn; les das vueltas y vueltas, realizas las acciònes necesarias a tu parecer para resolverlo, pero no avanzas ni un pie, mueves cielo, tierra y mar, todo lo que tu poder te permita y aùn asì no es suficiente, no consigues ver la luz que alumbre la salida.

He estado muy activo estos ultimos meses, he estado dandole vueltas a mi vida tratando de resolver un par de problemas que me quitan el sueño, multiplicandose de èsta manera. Es por esto que me lleva a pensar ¿En què consiste la resoluciòn de los problemas? Sean estos de cualquier tipo, no me parece que sea suficiente decir: He resuelto el problema porque alcanze mi objetivo, no me parece suficiente decir que he conseguido satisfacer mis necesidades, cumplir mis caprichos; siendo un tanto màs positivo, me parece que la resoluciòn del problema se da cuando se ha trabajado lo suficiente para resolverlo. Esto en dos sentidos: el primero es trabajar tanto y de tal manera que no haya nada màs que hacer; el segundo es hacer el trabajo posible, por posible quiero decir, hacer todo lo que estè dentro de tus lìmites, lo que alcance a ver tu visiòn y tu cuerpo permita realizar. En cualquiera de los dos casos anteriores sòlo quedarìa preguntarse ¿còmo saber que se ha hecho suficiente? ¿Còmo saber que no se puede dar màs? Sigo pensando en como resolver mi insomnio, en como volver a estar tranquilo. . .

Gracias por leer, disculpe usted las faltas de ortografìa que se me vayan, muchas gracias al Paco-futuro-ex-gober que se rifò y me diò acceso a la pàgina para poder publicar a tiempo. Nos vemos en la siguiente fecha de publicaciòn.