Salió el sol

Cuando despertó ya se había terminado el ruido de la tormenta. Por fin había pasado el momento de ir a la deriva, en el cielo había una promesa, la promesa de la salvación y de la vida.

Sus ojos, ahora llenos de sueños, se percataban de todo el trabajo que había, ya no se trataba de alimentar a los animales o de calmar a los miembros de la familia.

La vida se había salvado y la promesa en el cielo era el sello garante de ello.

Noé salió del arca, llevaba consigo una pala, pues había que enterrar a aquellos, que por incrédulos, no lograron ver el arcoíris.

Maigo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s