Pericia

— ¿Y Jorge, por qué no vino?

— Pues porque chocó, lo curioso es que ya llevaba seis meses sin frenos, solo era cuestión de tiempo, si me lo preguntas. Y eso que ya había dominado un sistema donde solo aceleraba lo suficiente como para que la fricción lo frenara por sí mismo. El problema fue que venía manejando y se quedó dormido mientras nevaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s